Fidelización




Ya hemos hablado en varias ocasiones de la importancia del trato y la atención al cliente y de cómo esto influye en la fidelizacion de los mismos. Mantener la clientela es difícil en esta época en que la competencia es feroz y el cliente es continuamente tentado para cambiar de marca, establecimiento, de empresa de servicio, etc. y en la que también son los propios clientes los que ante la variedad de ofertas existentes en el mercado van buscando la que mejor se adapta a sus necesidades, sin sentir ningún tipo de apego a quien o lo que les ha sido útil o les ha servido hasta la fecha.



Es por ello que nos ha parecido importante insistir en el tema y traeros aquí un articulo que hemos leído hace unos días titulado “Cómo conservar nuestro bien más preciado: el cliente” y que da unos consejos muy claros y sencillos que todos, sin excusa, deberíamos y estamos en condiciones de llevar a la practica para mantener nuestra clientela.

¿Quién no ha llamado a un servicio de atención al cliente y ha tenido que esperar más de 10 minutos para que le atiendan? ¿Cuántas veces hemos necesitado ayuda para hacer una compra y no hemos encontrado a nadie? ¿Quién no ha llamado a reclamar una factura y ha tenido que hablar con una máquina? ¿Quién no ha recibido una llamada de captación un sábado a las 16:00 hrs.?



Creo que no me equivoco si afirmo que a todos nos han pasado estas cosas y todos conocemos esa sensación que en muchos casos nos ha hecho buscar el servicio o producto en otra parte.

Y si todos somos clientes antes que profesionales, ¿por qué dejamos que ocurran estas cosas? ¿Por qué nos olvidamos de que el cliente es el activo más importante de nuestro negocio, que el desarrollo de nuestra empresa depende de él y que nuestra misión es satisfacer sus necesidades y deseos para poder mantenerle fiel a nuestra empresa?

Es verdad que no hay una receta magistral, aunque sí unos principios básicos para conservar a nuestro bien más preciado: el cliente.



1. Conocimiento: es la única forma de no cometer errores ya que sabremos qué espera nuestro cliente de nosotros y comprenderemos sus necesidades para poder satisfacerlas.

¿Cómo? Con información, con toda la que el propio cliente nos facilita, pero también incorporando información de fuentes externas que nos permiten definir con mayor exactitud a nuestros clientes.



2. Seguimiento: hay que estar siempre al tanto de su actividad y estado y ser conscientes de que sus expectativas cambian, poder mantenerle fiel a nuestra empresa.

¿Cómo? Con la ayuda de toda nuestra compañía, en realidad todos tenemos contacto de una u otra forma con nuestros clientes (en la venta, la atención, la facturación, etc.) y todos tenemos que tener una escucha activa para saber en todo momento si le estamos dando el servicio que precisa o no.



3. Participación e integración: hacer que se sientan cercanos y mostrarles el valor que tienen para nosotros.

¿Cómo? Estando siempre abiertos a sus opiniones y críticas: encuestas, formularios web, etc.; manteniéndoles informados de todos nuestros cambios y novedades, diseñando ofertas especiales para ellos, etc. En realidad, hoy más que nunca, gracias a las redes sociales, podemos hacerles ver la importancia que tienen para nosotros y sobre todo ver qué implicación tiene con nuestra empresa.



4. Atención: al conocerlos y hacerlos sentir parte de un todo, podemos dar a cada uno de ellos la atención justa que necesite y alcanzar la excelencia en nuestro Servicio de Atención al Cliente. No hay que olvidar que la mayoría de los estudios realizados sobre las razones por las que un cliente abandona una empresa confirman que lo hacen por la atención que reciben y no tanto por factores como el precio.

¿Cómo? Prestándoles el mejor servicio, siempre acorde con sus demandas y preferencias. Algo como que te feliciten por tu cumpleaños, algo que hacen bancos, grandes almacenes o páginas web, no tiene la misma aceptación por parte de todos y tenemos que tenerlo siempre en cuenta.



En definitiva, un cliente al que prestamos un buen servicio y una buena atención, además de mantenerse fiel a nuestra compañía, nos recomendará y hará que todo nuestro negocio crezca. Y al fin y al cabo, “El fin de cualquier negocio es el de hacer y conservar clientes”

Nuria Pérez / 30 Junio, 2010 / Marketing B2B

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a la Peluqueria Primula en Naruo Japon, diseñada por Inly Design

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter