John Galliano




Ayer veimos en televisión un reportaje de la semana de la Moda de París con colección Otoño – Invierno 2011, que John Galliano ha diseñado para Dior. Nosotros, aunque tratamos bastante el tema de la moda bajo el punto de vista de las tiendas y un poco sobre el del marketing, tenemos que reconocer que del mundo de la alta costura y la moda no entendemos demasiado, pero cuando vemos algo bueno, creo que sabemos reconocerlo, es como el que no sabe de vinos o gastronomía, pero cuando prueba algo bueno le evade a otro mundo. Algo así nos paso a nosotros ayer.



Habitualmente creemos que los desfiles de moda tienen mas de espectáculo, exotismo y llamada de atención (no pasar desapercibido cueste lo que cueste), que de moda en sí. Partimos de la base de que no son para la vida diaria, sino una fantasía y una insinuación de tendencia ya que parte de estos estilismos, una vez adaptados, llegaran de una forma o de otra a la calle.

En el desfile de Galliano para Dior que comentamos esta todo eso, pero además rodeado de una belleza y de un arte difícil de encontrar en estos tiempos en el mundo de la moda. Bueno, en el de la moda y en otros muchos.



El mundo de la alta costura y sus desfiles está casi en extinción, ganándole la partida un cada vez más concurrido pret- a porter, pero se mantiene como espectáculo mediático de imagen de las marcas para generar ventas de otros productos, como líneas de maquillaje y perfumes.

Según leemos en un reportaje del diario El País, “inspirado en la linea Tulipa de Dior (un clásico de la firma) Galliano ha desarrollado un vergel donde él se considera el jardinero fiel a las mujeres que hace florecer algunas de las semillas que el señor Dior planto en los años cincuenta”.



“Su colección, íntegramente formada por vestidos, faldas y abrigos, empezaba con piezas pegadas al cuerpo y se abría hasta estallar en trajes exultantemente florecidos. Cascadas de organza y tafetán pintadas a mano y de sutil sugerencia sexual. La progresión se acompañaba de un colorido fabuloso y se sostenía en patrones inspirados por las estructuras florales. Más allá de su belleza plástica, la colección tenía una gran virtud. Esquivaba los peligros de un romanticismo excesivo”.

Hemos comentado en ocasiones que pasa cuando desaparece la persona que crea la firma y en la que se sustenta el prestigio de la marca. Muchas de ellas caen en picado en manos de la familia, otras son adquiridas por grupos de lujo que las reflotan con unas buenas campañas de marketing y el fichaje de algún talento. Éste ha sido el caso de Dior fichando a Galliano.



Galliano, gibraltareño de padre británico y madre española, ambos de clase media, se mudó a los seis años a Londres, donde realizó sus estudios.

Desde una temprana edad, el creador vivió inmerso en un mundo de fantasía, tal ambiente encendió en él un gran amor por lo textil y la moda, pero gran parte de su interés se debió principalmente a la influencia de su madre.



En junio de 1984, Galliano se graduó en la famosa central St. Martin´s School de Londres, donde en apenas tres años pasó de ser un simple estudiante a un diseñador consolidado, demostrando un impresionante talento creativo y de madurez impropia de su edad.

A pesar de ser simplemente un alumno, durante sus estudios, John ideó una forma de hacer una manga mediante corte espiral, algo que asombró a sus profesores. Cuando se graduó con matrícula de honor con sólo 24 años en la escuela de diseño, su proyecto final de carrera consistió en una colección realmente brillante y espectacular.



El desfile que se llamó ¨Les Incroyables¨ estuvo dedicado a recrear los fantásticos vestidos de la revolución Francesa, el movimiento popular que terminó con los gobiernos monárquicos y consagró la declaración de los derechos humanos. Esta habilidad de retratar los períodos históricos se transformó en un sello de John Galliano y se convirtió, al mismo tiempo, en una marca presente en sus colecciones.

Su éxito fue instantáneo. Apenas finalizado el desfile, Joan Burstein De Brown, en aquella época la única tienda de Londres que marcaba una tendencia, no sólo compró la colección completa, sino que también la mostró en los escaparates, vendiéndose el muestrario por completo.Galliano consideraba que Londres no era la ciudad que en ese momento necesitaba, pero Paris encajaba perfectamente con su estilo, por lo que en 1991 desplazó su estudio de diseño a la capital francesa.



A pesar de haber continuado su carrera en París, lejos de Londres, John fue nombrado diseñador británico en varias oportunidades, en los años 1994, 1995 y 1997.

Su vida dió un giro radical cuando fue convencido en 1995 por la firma Givenchy para encargase de la dirección creativa de sus colecciones de alta costura, siendo así el primer diseñador británico en dirigir una casa francesa, trabajo que realizó hasta enero de 1997.

En ese mismo año, tras la compra de Dior por parte de Moet Hennessy Louis Vuitton, Galliano se convierte en el diseñador de la línea femenina de Christian Dior, en el año en que la prestigiosa firma cumplía su 50 aniversario.



Aunque el modisto trabajaba arduamente para esta firma, se tomó el tiempo de crear su propia línea de ropa, que ha ido creciendo en importancia desde entonces, gracias a su particular visión de la modernidad y el eclecticismo.No cabe duda de que en Dior, Galliano consiguió la libertad creativa que necesitaba. En la actualidad, realiza viajes de investigación junto a su equipo como preparación para una colección. Según comenta, "estos viajes son catalizadores para la imaginación, son viajes de trabajo duro, con horarios demenciales pero estimulantes, donde a nadie le molesta levantarse a la cinco de la mañana y viajar siete horas en un colectivo desvencijado".



Desde que representa a Dior, el creador ha organizado desfiles que incluyen modelos vestidas como desamparados, personas cubiertas con papel de diario, chicas envueltas en látex y auténticos monjes Shaolin.Actualmente, Galliano esta creando seis colecciones anuales. Para algunos, la distintiva agudeza de John Galliano es un obstáculo, pero sus colecciones son un indicador muy claro. "Los desfiles son herramientas de mercadeo y están dando frutos", aclara el diseñador.

Este ritmo de trabajo y ese derroche de imaginación solo lo puede realizar un genio como el.

Como hemos ofrecido en varias ocasiones imagenes de las tiendas de Dior esta vez ilustra la entrada imagenes de la tienda que tiene el diseñador con su nombre en Paris complementadas con el video adjunto y algunos de sus diseños del desfile que comentamos.



2 comentarios:

  1. Galliano es un genio absoluto. A veces parece que se repite, pero eso se llama consistencia. Recupero muchas cosas perdidas, como el corte de los vestidos al bies, que era lo normal hasta la epoca de Balenciaga y desaparecio durante decadas. Su imaginacion artistica es ilimitada, siempre he pensado que sus dibujos deben ser increibles y que deberia publicarlos.

    A mi me encanta la moda, sobre todo la alta costura, me parece una forma superior de expresion artistica, y sigo los desfiles con fruicion (aunque soy muy aburrido vistiendo). Hay disenhadores que son estilistas marca-tendencias (tipo Tom Ford, Armani o Calvin Klein) y los hay que son artistas puros y duros, como Galliano, McQueen o Romeo Gigli, un genio desaparecido.

    Espero que se grabe este comentario, ya van varios dias que tengo problemas con vuestro blog.

    Y gracias de nuevo, sois un encanto.

    ResponderEliminar
  2. Squirrel, hemos leido comentarios contradictorios sobre Galliano y sobre esta nueva coleccion. No sabemos si es un genio o no, o si se repite mucho, etc, no somos entendidos en moda, pero cuando hemos visto las imagenes nos han parecido bellisimas y un derroche de fantasía y colorido, quiza sea por el contraste con esta epoca gris y de crisis en la que nos movemos. Parecen como abrir una ventana en un ambiente cargado, un soplo de aire fresco, aunque para los entendidos este no venga de la sierra mas pura.

    Y sí, esas fantasías plasmadas en dibujos deben de ser fantasticas.

    Nosotros tambien tenemos ultimamente problemas con los comentarios que se nos borran en tu blog.

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter