Inversiones

La semana pasada en el trascurso de una conversación el empresario de una cadena de franquicias hacia el siguiente comentario, que nos dió que pensar :

“Antiguamente nos gastábamos entre 80.000 y 90.000 € en instalaciones e interiorismo para abrir una tienda, hoy en día con ese dinero abrimos casi dos tiendas y media, con lo que las cuentas de resultados para el franquiciado es mas fácil que cuadren. Y esto atrae a gran numero de inversionistas interesados en la franquicia, con lo que a pesar de la crisis y de haber tenido que cerrar algunas tiendas, como se abren mas que se cierran, nuestros resultados son favorables”.



Ya hemos hablado en anteriores ocasiones de como en el mundo del retail las inversiones están bajando cada vez mas y que exceptuando las grandes marcas, el resto de las tiendas están realizando instalaciones correctas, con una inversión muy ajustada y que se puedan renovar cada poco tiempo, 6 u 8 años como mucho. Aunque por otro lado, y según los expertos, con la crisis se están replanteando muchas cosas en nuestra sociedad y una de ellas es que está cambiando el concepto de usar y tirar.



El planteamiento de este empresario es, en teoría acertado, pero cuando se analiza fríamente, nos da como resultado que en el fondo es un "engaño". Es negocio para la empresa de franquicia pero “engaño” para el franquiciado, ya que es responsabilidad de la franquicia darle las armas para luchar en el duro mundo del comercio,- unas buenas armas no de juguete-, empezando por unas instalaciones y un entorno más que atractivos para el ejercicio de la actividad. Vamos a intentar dar un razonamiento para su comprensión.



El principal dato que nos falta en este planteamiento es que la superficie de dichos establecimientos es de unos 80 a 100 m2 con lo que si partimos de la base que la inversión es de 40.000 € y la superficie media de cada local es de 90 m2 nos sale unos 444,45 € por m2 cuadrado . Para las personas que desconozcan este mundo puede parecerles una cifra suficiente e incluso excesiva, pero sinceramente creemos que no lo es, hay que tener en cuenta que con ese dinero hay que pagar:

Instalación de Aire Acondicionado

Aparatos e Instalación Eléctrica

Instalaciones sanitarias y de otra índole



Revestimientos de paredes suelos y techos, por muy baratas que estas sean

Cerramientos cristalería, rótulos, etc.

Mobiliario y maquinaria para ejercer la actividad, uno de los capitulos más importantes y que supera con creces el 50 % de la inversión total (lo cual nos deja unos escasos 20.000 €, para el resto).

Esto dejando al margen Proyectos de Legalización de Instalaciones, Actividad y las diferentes licencias necesarias según normativa.



Es cierto que con imaginación e inventiva se pueden reducir costos y que a veces no hay que gastarse demasiado dinero en cosas que no se aprecian demasiado, pero cada cosa en su lugar. A veces se llega a este extremo empleando unos materiales de tan mala calidad que su durabilidad es muy limitada y hay que sustituirlos o parchearlos antes de tiempo, aparte del riesgo que esto puede suponer en muchos aspectos.



Al final lo que tenemos es otra tienda que abre en unas circunstancias precarias, sin posibilidad de diferenciación y con la sensación por parte del publico de que han cubierto escasamente el expediente, una tienda que no "aparenta" gran cosa y en la que por lo tanto el producto o servicio no puede ser muy bueno. Como consecuencia de esto, el precio de venta de sus productos va a tener que estar en consonancia para poder sobrevivir.



Con este tipo de actuaciones empezamos la lucha desde una situación de desventaja importante. Por lo general este tipo de negocios empiezan aceptablemente, pero tienen una vida inferior a los 3 o 4 años, pues a partir del segundo empieza el declive. Al principio la novedad puede hacer que un publico de proximidad se acerque a él, pero después de la expectación inicial, va decayendo; a no ser que ofrezca un servicio o un producto excepcional, pero esto no lo va a poder reflejar en sus precios como debería, pues el entorno no le acompaña y el publico no lo entendería.

Otras veces podemos llegar a estos costos porque se parte de una instalación anterior de la que se aprovecha gran parte con mayor o menor acierto y a veces lo que se consigue es que el cliente tenga la sensación de que es lo mismo - el mismo negocio fracasado- que antes, pero con otro propietario.



De una u otra forma, a nosotros nos parece un error. Siempre se pueden ahorrar costes, pero hasta un cierto limite, sino lo que se provoca con ello es una desventaja frente a la competencia, pues se van eliminando precisamente los elementos diferenciadores que son los que personalizan el negocio y la instalación y la sacan de la mediocridad.

Creemos que la imagen de un comercio es uno de sus puntos importantes, de confianza, de atracción y de transmisión de ideas y valores del negocio.



En los negocios no hay que mirar el momento como objetivo y sí el medio plazo, el futuro del negocio.


Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a dos tiendas de material de dibujo y pintura Cass Art London en Reino Unido. Al estar estrechamente relacionadas con el diseño grafico y el arte, destacan por su imagen grafica presente en sus interiores.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter