Cool & Chic




Recientemente en una reunión con un cliente en la que hablábamos de cómo le gustaría que fuese la nueva imagen de su local y el estilo de éste en su vocabulario utilizo varias veces la palabra “cool”.



Tras la charla estuvimos comentando entre nosotros si realmente esa palabra expresaba lo que él quería, o si todos entendíamos lo mismo con ese término, que por otro lado a nosotros nos parece una muletilla que pocos comprenden, pero que vale lo mismo para un roto que para un descosido, para decir que algo te gusta mucho o que es el “culmen”de la elegancia moderna.



Para nosotros “cool” es algo novedoso, en tendencia, que se anticipa y sorprende, en el sentido de fresco, de poco visto, y en ese aspecto si se puede emplear como sinónimo de moderno, de actual. Para nuestro cliente, en cambio, nos pareció que “cool” era todo aquello que “está de moda”, por ejemplo el estilo vintage, el industrial, que son un poco los estilos que el pretendía en un principio para su local, y lo más “cool” el eclecticismo, la mezcla de estilos, de antiguo y moderno. Para nosotros ya están implantados y por tanto han dejado de ser “cool”, en cambio ambientes más minimalistas y sobrios, o nuevas tendencias como el Slow Design, no encajaban en su definición de de “cool”.



Un ejemplo de ello es el termino coolhunter traducido al castellano como “cazador de tendencias” cuyo trabajo consiste en detectar cambios en la cultura del consumismo con el objeto de ayudar a empresas en su adecuada preparación para su innovación a nivel de producto, marca, comunicación y distribución.


A nosotros nos parece que todos los estilos pueden ser “cool” cuando son tendencia, cuando aparecen y están todavía frescos, pero una vez que se establecen, que pierden su novedad y “se van poniendo de moda” van perdiendo esa categoría. Luego se pueden realizar obras con mejor o peor acierto dentro de un estilo u otro pero ya no serán “cool” sino que seguirán más o menos ese estilo de moda, hasta que se vayan introduciendo cambios o se haga algo completamente diferente y podamos volver a hablar nuevamente de algo fresco, novedoso, “cool” otra vez.



Creemos que lo que nuestro cliente pretende para su local tiene más que ver con el término “chic”, algo con estilo, elegante y a la moda. Un ambiente ecléctico que refleje esa mezcla a la que nos refriamos antes de antiguo y moderno, con toques industriales, o rústicos, incluso “pop” como llego a apuntar en un momento dado.



El término “chic” nos parece que lo define mejor porque, para nosotros, define algo con gracia, con estilo, sin estridencias, elegante y moderno, pero entendiendo por moderno no lo nuevo, puede incluso ser un clásico renovado si no lo que está de moda y tiene estilo. Y eso nos parece entender que quiere nuestro cliente.



Por supuesto que algo “cool” (nuevo), puede ser, o no, elegante y con estilo (“chic”), aunque con el paso del tiempo ira perdiendo esa cualidad, para “estar de moda” y después “pasar de moda”, aunque pero si realmente tiene estilo y es elegante puede pasar a la categoría de clásico, entendiendo esto como atemporal.



Aun así, debemos reconocer que todo esto de lo que estamos hablando es muy subjetivo pues términos como elegante si bien pueden ser innegables a veces aplicados a distintos objetos, ambientes, personas, etc. también varían mucho dependiendo de la época, la cultura, etc.


Es una de las dificultades con las que nos encontramos todos aquellos que de una manera u otra nos dedicamos a profesiones que tienen que ver con el arte, la belleza, la moda y toda una serie de términos y definiciones que son en muchos casos ambiguas y cambiantes, tenemos que estar seguros de hablar el mismo lenguaje que nuestros clientes para cumplir con sus expectativas, eso o que nuestro estilo sea tan personal e identificable que vengan a nosotros precisamente buscando eso que solo nosotros hacemos de esa manera.



A modo de ejemplo de todo esto que queremos decir os traemos la obra de un decorador que aunque no realiza interiorismo comercial se encuentra dentro de nuestros favoritos. El estilo de Luis Puerta creemos es ya elegante y atemporal, aunque sigue sorprendiendo e introduciendo nuevos elementos que también lo renuevan y mantienen fresco y de moda (cool & chic).



Fotografias via My Pink Pineapple

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter