Mistura, Reinvención de la Heladería Tradicional




En estos últimos días de julio, y en medio de una actividad casi frenética - todo el mundo quiere lo suyo antes de irse de vacaciones, descubrimos casi por casualidad una nueva pequeña heladería en Madrid, pero no es una más, bajo nuestra opinión da un paso adelante y revisa el modelo de negocio de los helados tradicionales, bajo un punto de vista moderno y actual.


Si el pasado verano hablábamos como la moda del frozen yougurt estaba haciendo daño al negocio del helado tradicional y que este sector no estaba haciendo “casi nada” para adaptarse a ese cambio, sino solo esperar a que los vientos y las modas modificasen el rumbo, hay otros emprendedores que se han dado  cuenta que ya no vale con ofrecer un buen producto tradicional y ofrecen un algo más, es lo que hace esta heladería que se llama Mistura que abrió hace algunas semanas en la Calle Augusto Figueroa de Madrid.



La estética del local, entre vintage e industrial, según la moda que es tendencia en estos momentos, aunque aquí especialmente ayuda a reforzar la sensación de aspecto artesanal del producto (coherencia entre lo que se vende y el espacio donde lo haces). Maderas sin tratar para el mobiliario y mostradores, azulejos en las paredes, suelo de hormigon y el toque metálico e industrial en los asientos.


Este tipo de estética ya nos cansa por regla general, ya que se está abusando sobremanera de ella, sobre todo si además se emplea en negocios y mercancías que nada tienen que ver con ella. Pero en este caso es acertado y para la ocasión han recurrido a una de las empresas que lideran esta estética como es Madrid in Love, de la que hemos hablado en repetidas ocasiones con referencia a sus Pop Up Stores que montan cada temporada.


Nada en esta instalación se deja al azar, con cuidados detalles como botellas de agua con rodajas de limón y menta para que te sirvas libremente en la gran repisa en uno de los lados del establecimiento, y unos solícitos dependientes que te explican lo que te ofrecen, ya que a primera vista, puede parecer complicado para el neófito. Todo rodeado de un ambiente natural, con envases y cucharillas realizadas con un producto biodegradable que refuerza la filosofía y el carácter del negocio, ya que de una forma subconsciente nos cuenta una historia (storyteling).



A todo esto hay que añadirle la experiencia de compra, ya que delante de los ojos del cliente y sobre  su plancha de granito a baja temperatura (-20º bajo cero), originaria de la India, mezclan a mano y con la ayuda de dos espátulas el producto, como si de un escenario se tratase, se preparan amasando, troceando y mezclando, las combinaciones de helado, frutas, mermeladas o frutos secos que el cliente ha elegido previamente, y que luego sirven en tarrinas, cucuruchos o cestas de galleta.


Ante esa preparación a nosotros nos vino a la cabeza otro modelo de negocio que de una forma parecida también supo darle la vuelta a algo tan tradicional como la venta de caramelos, nos referimos a PAPABUBBLE, del que os hablábamos en nuestra entrada chuches, (aunque este ultimo necesita de una elaboración más compleja y laboriosa)



Para aquellos que prefieran apostar por lo seguro tienen un tablón donde sugieren algunas originales combinaciones sorbete de limón con menta y nueces caramelizadas, helado de yogurt con frambuesas y fresas o chocolate con mermelada de naranja y champagne, entre otras. Sigue un poco la filosofía de venta de las heladerías de Frozen yougurt y con la tarrina pequeña, competitiva en precio pero escasa, te ofrecen un topping, con la mediana dos, y tres con la grande.



El fuerte del negocio son los helados artesanos, pero se complementa, con una selecta variedad de cafés, tes, chocolates, dulces y tartas, para tomar tanto en verano como en invierno donde la clientela de las heladerías disminuye ostensiblemente.


Detrás del proyecto de Mistura se encuentran dos jóvenes emprendedores, Carlos y Carmelo, quienes, después de haber terminado sus estudios y trabajar un par de años, decidieron cambiar las tablas de Excel y la corbata por una mochila y marcharse a recorrer mundo. En India les vino la idea del negocio y descubrieron que lo que querían hacer era trasmitir su forma de ser a través del helado.


Según nos contaba uno de los socios, y así lo cuentan también en su página de Facebook, Marisa Santamaría, periodista de la revista Traveler en un articulo de este mes destaca 4 heladerías especiales en diferentes ciudades y países y los incluye junto a Rocambolesc en Gerona de la que hablamos el pasado verano, Wikibar en Paris y Shockolat en Milan



En nuestra opinión este negocio tiene todas las bazas para llegar a ser un gran éxito ya que ha tenido en cuenta todas las variables que hay que tener para ello: un buen producto, una buena atención, con un espacio acorde para venderlo, donde se disfruta de una experiencia, y una ubicación bien elegida.



Les deseamos la mejor de las suertes, y solo por ponerles un pero, no sabemos si la experiencia se estropeará un poco cuando como prevemos el público aumente, pues la piedra de preparación no permite más de un par de preparados a la vez que tardan un poco en elaborarse y al cliente por regla general no le gusta esperar demasiado tiempo.



Y una sugerencia como clientes, aunque seguramente llegamos tarde, una pequeña terraza redondearía la experiencia, haría aumentar el consumo y los clientes

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter