Agonia de los Centros Comerciales




Tras el cierre en Madrid del Centro comercial M-40 hace un par de años y a la vista de la situación actual de algunos centros hay quienes ya hacen apuestas sobre cuál será el próximo en echar el cierre

Estas pasadas semanas por motivos personales y profesionales hemos recorrido diversos centros comerciales en Madrid y lo que nos hemos encontrado en la mayoría de ellos ha sido alarmante, con un gran número de locales cerrados sin comercializar que oscila entre el 20 al casi 35 %. Cada uno tiene sus causas, pero es un hecho que se esta generalizando a casi todos. Vamos a analizar 3 de ellos.



El primero que nos causó alarma fue el Centro Comercial Parque Corredor cercano a Torrejón de Ardoz. En éste el creciente número de espacios cerrados deja un panorama de lo más desolador. La marcha de Zara, junto con otras insignias del grupo Inditex como Pull & Bear y Massimo Dutti (curiosamente todavía no han cerrado Stradivarius ni Zara Home) deja el tramo de pasillo donde se encontraban en una sensación de abandono total pues eran espacios grandes y bien situados dentro del Centro.



La marcha de Inditex es un indicativo claro del descenso de ventas en un Centro Comercial pues muchos centros comerciales sabiendo la importancia de la presencia del grupo como locomotora del centro les ceden el espacio de forma gratuita por un tanto por ciento de la venta, cuando ni así es rentable el local y el grupo abandona la actividad es que algo va muy mal, así que nos planteamos si el resto de locales, que encima si tienen que pagar alquiler, podrán aguantar mucho tiempo en este centros.

A pesar de que hace unos años abriese una gran Primark para intentar reactivar el centro, su actividad cada vez va a menos. Además de por el envejecimiento del centro, una de las causas principales de su declive está en la apertura de nuevos centros comerciales en las cercanías como Plenilunio o los varios abiertos recientemente en Alcalá de Henares.



El segundo centro es Plaza Norte 2 en San Sebastián de los Reyes, ubicado en el parque comercial donde, entre otros, se encuentra el centro de Ikea que más vende en Madrid y un gran Carrefour.

En un principio destinado a un público de clase media- alta, sus espacios se comercializaron como tales, pero nunca llego a calar y ni a funcionar del todo bien. Gracias a El Corte inglés, que ante el deficiente funcionamiento de su tienda de Sfera de dos plantas recondujo su actividad ampliándolo a todo el ala derecha de una de las plantas para convertirlo un área de tiendas multimarca bajo su paraguas, el centro se ve menos vacío, pero este centro desde siempre ha atravesado por dificultades y en la actualidad a las múltiples tiendas cerradas dispersas por el centro se suma un pasillo de la planta primera en donde casi todos sus locales están cerrados y eso pese a la relativamente reciente apertura de una tienda Hollister en ese tramo para revitalizar la venta.



Con un índice de abandono que podríamos valorar en más de un 30 % de locales cerrados, en este caso las causas son puramente comerciales, pues el centro todavía es relativamente nuevo y está en buen estado de conservación y a su alrededor no se han abierto nuevas ofertas.



El último caso es el del Centro Comercial Madrid Xanadú, un centro que al diferencia del anterior, desde el principio funciono bastante bien, siendo elegido incluso por algunas marcas para implantar su primera tienda en Madrid por su potencial de público, antes de seguir luego con otras aperturas en otras ubicaciones. Recordemos que marcas de calado internacional como Hollister o Apple abrieron allí sus primeras tiendas en la ciudad, y lo mismo ocurrió con Zara Home.

Pues bien, la semana pasada nos sorprendió encontrarnos con un índice de abandono que supera el 20 %, y aquí tampoco hay competencia de nuevos centros comerciales, deterioro del centro ni una trayectoria oscilante.



Está que en todos los casos les afecta la crisis de consumo, y a eso se añaden las aperturas de otros centros comerciales en las proximidades con una misma oferta y sin ninguna diferenciación, pero en este caso si existe una diferenciación, ya que se encuentra en una ubicación diferente, a medio camino entre las provincias de Madrid y Toledo, y cuenta con una oferta de ocio única, su pista de Sky, así que esperemos lo suyo sea un bache temporal y pronto haya una nueva recuperación.

Hemos comentado estos tres casos, pero podríamos hablar de más, como el Centro Comercial Tres aguas, el Sexta Avenida o el ABC de Serrano, este último no levanta cabeza ni con la apertura de Mercadona, y sus tiendas abiertas en las plantas intermedias se pueden contar casi con los dedos de una mano. Estos entre los más importantes y de gran tamaño, no hablemos ya de otros más pequeños o modestos, alguno de los cuales suele también ha llegado a cerrar aunque sin tanta repercusión mediática.



No obstante, pese a tantos datos negativos, también podemos encontrar otros donde no es fácil ver algún local vacío, e incluso cuentan con lista de espera para su ocupación como son los casos de los centros comerciales La vaguada, Parque Sur o Plenilunio entre otros. A los dos primeros les ayuda ser de los más antiguos de Madrid y haber quedado integrados en barrios con una población alta, al tercero su gran tamaño y su situación estratégica próximo a diversos núcleos de población ya afincados en la zona desde hace mucho tiempo y no con viviendas del boom inmobiliario que no han sido ocupadas, y próximo cercano también al aeropuerto de Barajas.



Según nos explicaba en un Twitter Rómulo Galaviz desde Venezuela, el fracaso de algunos centros comerciales se debe a la mala gestión del Tenant Mix, que para quien como nosotros desconozca el término, es la mezcla de comercios dentro del centro comercial. Porque una cosa es la combinación que le gustaría a todo director de un centro comercial y otra muy distinta las empresas que están dispuestas a apostar por el e instalarse allí. La mayoría de las veces las que se quiere que entren no lo hacen y cuando lo hacen es con la condición de estar donde ellas consideran más oportuno y no donde querría el centro comercial, y no olvidemos que el centro comercial es un negocio en sí mismo, y se nutre de alquileres, comunidades….



Aun así nosotros no creemos que en todos ellos sea esta la causas de su fracaso y estamos convencidos que tendrá que producirse una reorientación de muchos de estos centros comerciales si quieren sobrevivir, bien especializándose en grupos de población o en un nivel adquisitivo, para así poder atraer a ese tipo de público. Porque casi todos los centros que hemos comentado se dirigen casi al mismo público de clase media, que no solo se encuentra saturado de oferta sino que es uno de los más castigados por la crisis y ha tenido que ajustarse el cinturón, y lo ha hecho entre otras cosas renunciando principalmente a la compra innecesaria de textil, calzado y otros, y quizá no tanto al ocio, aunque este lo satisface también en lugares con una oferta más económica.

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a un centro comercial realizado completamente con contenedores que se encuentra en  Christchurch -  Nueva Zelanda.

3 comentarios:

  1. Me parece absurdo ilustrar un artículo sobre centros comerciales de madrid con 10 fotografías de un centro comercial de Nueva Zelanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ANONIMO

      Como veras, este es un blog de interiorismo principalmente comercial, por lo que intentamos mostrar aquello que creemos interesante en ese campo se haga donde se haga. En este caso nos parecía mas interesante ilustrar la entrada con esas imágenes que con la de un centro comercial al uso de los que tanto abundan y tan bien conocemos todos.

      Un saludo,

      Eliminar
  2. Muy interesantes las imágenes de Nueva Zelanda

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter