El Corte Ingles – Reflejo de la Actualidad Económica




Esta entrada surge a raíz de la sorpresa que nos ha causado las últimas noticias que están saliendo a la luz sobre nuestros emblemáticos (y únicos) grandes almacenes: Sorpresa no ya por las noticias en sí - que por otro lado son claro reflejo de la situación por la que pasa nuestro país- , sino porque estas hayan llegado a ser del dominio público.

Y es que este auténtico gigante no se ha distinguido nunca por su transparencia; una de sus características ha sido siempre la de ser una empresa muy opaca de la que apenas trasciende más información que aquella que ellos mismos quieran ofrecer; el no cotizar en bolsa y el hecho de que sea uno de los mayores anunciantes de este país ha ayudado a mantener ese silencio.



Esa reticencia a facilitar cualquier información se extiende incluso a su propia historia como ya comentamos en la entrada “culebrón El Corte Ingles” de ahí nuestra extrañeza por estas últimas noticias que revelan la delicada situación por la que parece atravesar El Corte Ingles.

La primera noticia y señal de que se vislumbraban problemas fue la firma, en enero pasado, del Convenio de Grandes Superficies, sector en el que El Corte Inglés, por su volumen de empleo, ejerce un papel de liderazgo. El convenio sectorial incluyó un aumento de las horas de trabajo y la eliminación de los pagos por festivos.



Posteriormente El Corte Inglés ha admitido –después de que la agencia norteamericana Bloomberg desvelara la noticia – que se encuentra en un proceso de reestructuración de deuda de más de 5.000 millones de euros, ante la reducción drástica de ventas. A su vez y para evitar un ERE, la empresa está invitando a muchos trabajadores a marcharse –algo que contempla el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores– con 20 días de salario y un máximo de nueve meses, resultado de la reforma laboral recientemente aprobada. Y es que acometer un ERE obligaría a la empresa a airear toda la información sobre su funcionamiento, algo que tradicionalmente ha preferido evitar.



Y por último, y dentro de ese proceso de reordenación de deuda, hemos sabido que ha vendido uno de sus emblemáticos edificios, el situado en la esquina de plaza de Catalunya con la Rambla, en Barcelona, por 100 millones de euros al fondo internacional IVA Capital Partners, aunque los grandes almacenes seguirán ocupando el inmueble en régimen de alquiler.

El Corte Inglés, quizá el símbolo del consumo en España, se encuentra pues en un momento crucial, de fuertes turbulencias, y en juego están no solo la suerte de muchos trabajadores, sino la de una de nuestras más importantes empresas y por qué no decirlo, de toda una cultura empresarial que se había mostrado eficaz hasta ahora.



Quizá también, como se apunta en algunos medios, es que El Corte Ingles es otra de esas grandes empresas que las grandes multinacionales y grupos de inversión quieren para ellos.

De que el Corte Ingles es parte de la historia económica y comercial de este país no creemos que haya ninguna duda, ya lo mostramos en algunas entradas que le hemos dedicado, y es por eso que aunque haya sido una historia con muchas sombras, también ha tenido muchas luces. Por eso nos duele que ahora que las cosas parecen torcérsele haya tanta gente que parezca estar deseando ver su caída.



Hay que reconocer que el problema no es solo de El Corte Ingles, lucha también contra el empobrecimiento generalizado del país, pero como ya hemos dicho en varias ocasiones, también es cierto que gran parte de su problema es que necesita una profunda renovación.

Hemos visto ya algunos intentos de adaptarse a nuevas costumbres, formas de compra, modas, tecnologías, etc. en definitiva, a los nuevos tiempos (y así hemos intentado contar algunas en entradas como “Ponerse las pilas” “Gourmet Experience ECI” y otras) pero no es suficiente, tiene que ser una renovación en profundidad si quiere salir adelante y volver a recuperar un lugar prominente en nuestro comercio, sino se limitara simplemente a sobrevivir.



Sabemos que no es tarea fácil, es una empresa muy grande y en las casas grandes es más difícil hacer limpieza en profundidad y darles la vuelta, no es que no se pueda hacer, pero lleva más tiempo, hay muchas cosas que limpiar; y en ellas puede haber auténticos tesoros que merezca la pena guardar, pero también muchos trastos que tirar.

El Corte Ingles ha destacado siempre por la variedad de su oferta, la calidad en sus productos (marcas ajenas en muchos casos, pero también propias), la buena ubicación y la extensión de sus centros y sobre todo por su atención y compromiso con el cliente tanto antes como después de la compra – su famoso “si no queda satisfecho le devolvemos su dinero” – algo que ahora es habitual en cualquier comercio, pero que no siempre fue así. Todo eso hizo que se le valorara (aunque no por todos) e incluso no importara pagar un poco más por ello, pero ya no basta con eso.



En cuanto a la atención al cliente, tenemos una reciente anécdota que refleja esa necesidad de actualización que también en este apartado necesita ECI. Recientemente acudimos a varias de las grandes librerías de Madrid en busca de un libro que queríamos regalar, se trataba de la Divina Comedia de Dante en su versión ilustrada por Miquel Barceló, pues bien en todas ellas nos informaron de si lo tenían en existencias y completo (son tres tomos) y su precio, pero al acudir a la librería de El Corte Ingles de Preciados tres de sus empleados de más edad, perfectamente trajeados, se prestaron rápidamente a atendernos, pero ninguno de ellos tenía ni idea del libro que estábamos buscando, llegándonos a preguntar uno de ellos si se trataba de un comic y otro decirnos que confundía a Barceló con Javier Mariscal.



Y contamos esto porque nos chocan estos detalles con otras iniciativas destinadas a atender y fidelizar público como sus apuestas en Social Media, con perfiles en Facebook, Pinterest, Youtube, Google+ y Tuenti, además de sus cuentas de Twitter. Repetimos, sabemos que no es fácil actualizarse, pero no basta solo con sumarse a las nuevas tendencias.



Como decimos no somos de los que nos alegramos de sus dificultades, (en este país se nos da muy bien intentar hacer caer a los que llegan arriba y luego hacer leña del árbol caido), y si insistimos en la necesidad de esa renovación es porque nos gustaría que siguiera siendo una de nuestras empresas punteras. Que siguiera siendo como en el pasado una empresa que creara riqueza para nuestro país, porque a pesar de sus polémicas laborales no se puede negar tampoco que El Corte Ingles es sinónimo de muchos puestos de trabajo, directos e indirectos, no solo cuentan sus empleados, sino los de muchas otras empresas que de una u otra manera trabajaban o fabricaban productos para ellos.



El Corte Inglés es un referente en el comercio tanto para los que vivimos aquí - ¿hay alguien que no haya comprado alguna vez en alguno de sus centros? como para aquellos que nos visitan. Forma parte de la imagen que de nuestro país se llevan los turistas que visitan España, que no suelen perdonar una visita a los emblemáticos almacenes, como de la imagen que de nuestro país se tiene en el exterior ya que es la primera cadena de grandes almacenes de Europa y la tercera del mundo, solo por detrás de los almacenes americanos Sears y Macy’s.



Por ello ahora que se habla tanto de la marca España y El Corte Ingles atraviesa, como el resto del país, horas bajas, sería justo reconocer también sus logros y no solo señalar sus fallos. Creemos que ellos deben hacer un esfuerzo, pero también por parte nuestra merecen apoyo y un voto de confianza, aunque solo sea por esa trayectoria y porque nos guste o no y con sus éxitos y miserias forma parte de nuestra historia.

Para todos aquellos que queráis conocer más de la historia de esta empresa que va unida a la de nuestro país y de la importancia que tiene para nuestra economía os recomendamos además de otras entradas que ya publicamos, esta otra de El Mundo de la empresa

Las imagenes que ilustan esta entrada no son de El Corte Ingles sino de los Almacenes Selfridges en Birmingham, Diseñado por Future System, donde la arquitectura extrema es la protagonista.

7 comentarios:

  1. Uff, pues yo lo siento, pero soy una de estas personas que ven bien su caida, y reconozco que no puedo ser imparcial. Para mi, representa todo lo que odio en el comercio y en la gestión. Se han comportado siempre como unos prepotentes, ninguneando a sus trabajadores, y es una de las empresas más machistas que conozcon. Los propios trabajadores se comportaban como si fuesen una clase superior y estabamos los "pobres dependientes" poco más que niñas para fregar y ellos, esa clase elitista de superwoman que su mayor logro era estar maquilladas e impecables. No han sabido adpatarse porque han obviodo la base de un buen negocio: Su personal de planta. Sin ellos no eres nadie,dan igual los anuncios con famosos, sus marcas elitistas o cómo me lo quieran vender, si luego a mi se me revuelve la sangre cuando entro en uno de sus centros y veo al señor de traje, tocándose sus partes (literálmente)en una esquina observando como un buho, mientras una señora en edad de inminente jubilación, con un uniforme de lo más barato intenta atender ella sola una cola de 15 personas, con un montón de ropa por doblar o colocar, mientras el "señor buho" continúa con su labor genital.
    Lo siento, cuando el resto de empresas están haciendo verdaderos esfuerzos por superar esta crisis ,savando lo mejor de cada uno, con mejor o peor acierto, pero intentándolo y a estos señores (que no señoras, ya que están vetadas y sólo sirven de cajeras)sólo se les ocurre que sus trabajadores trabajen gratis los domingos, no me duele nada que se hundan en lo más profundo.
    Y por los empleos no me preocupo,dejarán libre el hueco a alguna empresa que sepa adaptarse al mundo real, donde hay trabajadores y trabajadoras competentes y formados, que sepan quien es Dante y Barceló.
    Un saludo
    Lur

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, soy mujer y trabajo allí.
      No lo has podido describir mejor.

      Eliminar
  2. LUR,

    No vamos a negar, ni a quitarte parte de razón, en que el Corte Ingles es una empresa con muchos defectos (antes y ahora), y lo peor es que muchos de ellos no han sabido verlos y corregirlos y por ello se han adaptado mal a los nuevos tiempos.

    Pero también hay que reconocerles muchos de sus méritos, y sin ellos el comercio de nuestro país quizá no hubiera evolucionado ni se hubiera modernizado como lo hizo.

    Tenemos que tener en cuenta también las circunstancias y ver las cosas con perspectiva, el país no era como es ahora y El Corte Ingles era reflejo también de ese país y de su sociedad, por ejemplo ahora no tiene excusa su machismo, pero entonces no solo ellos eran machistas, la sociedad entera era machista. Incluso ahora no son solo ellos, hay muchos sectores donde siguen arraigados todavía viejos esquemas: banca, política, otras grandes empresas, etc.

    Y en cuanto al tema de los abusos hacia sus trabajadores... tampoco en esto por desgracia son los únicos.(Y por nuestro conocimiento siguen gozando de ciertas prebendas de las que carecen otras empresas del sector)

    Nosotros desde luego no nos alegraríamos de su caída, sobre todo porque si lees alguno de los enlaces adjuntos podrás ver la enorme importancia económica que tiene El Corte Ingles para este país (por ejemplo su aportación en 2011 a la economía española fue de 18.600 millones de euros en forma de sueldos y seguridad social, impuestos, inversiones y compras a proveedores, lo que equivale al 1,6% del PIB español) y lo mal que nos vendría algo así, pero desde luego si estamos de acuerdo y así lo hemos dicho en varias ocasiones, que necesita una autentica transformación y esa se va a producir si o si, porque los tiempos les obligan a ello.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente me alegro mucho de que un monstruo como éste, esté de capa caída. Me alegro porque este monstruo se come todo el comercio pequeño de este país (comercio justo que realmente da empleo y contribución). Es increíble que ciudades pequeñas con tiendas locales tengan que cerrar por no poder competir con centros como éste, con las facilidades que éste tiene y que el comercio local no. Yo vivo en una ciudad que por suerte no sufre de eso ya que aquí aún no han llegado pero corren rumores de que han comprado un local en la ciudad y estamos todos los comerciantes temblando de miedo.

    ResponderEliminar
  4. Sinceramente me alegro mucho de que un monstruo como éste, esté de capa caída. Me alegro porque este monstruo se come todo el comercio pequeño de este país (comercio justo que realmente da empleo y contribución). Es increíble que ciudades pequeñas con tiendas locales tengan que cerrar por no poder competir con centros como éste, con las facilidades que éste tiene y que el comercio local no. Yo vivo en una ciudad que por suerte no sufre de eso ya que aquí aún no han llegado pero corren rumores de que han comprado un local en la ciudad y estamos todos los comerciantes temblando de miedo.

    ResponderEliminar
  5. Yo lo siento por la parte de currit@s de los 100.000 empleos. Los demás dan asco.

    ResponderEliminar
  6. Despues del "paternalismo" de D. Isidoro en muchos años de bonanzas, una estructura basada en castas, familiares y amigos, de sindicatos muy amarillos, de prensa entregada a la causa de la facturacion de anuncios, de servilismo al poder politico a costa de la viabilidad de establecimientos, de los reinos de taifas favorecidos por la Presidencia, a un oscurantismo en sus cuentas basada en que no cotizan, y a la permisividad de los trabajadores y trabajadoras que se han puesto de rodillas ante la empresa. Que todo hay que decirlo. No se si sera politicamente correcto, pero vosotros teneis buena parte de la culpa.
    Bien, identificados los culpables, vamos a las soluciones.
    Yo propongo uno para vuestro conocimiento.
    De aqui a dos dias, convocais una huelga, y cerrais todos los ECI y derivados.
    Y cuando veamos, por fin, unas parcartas del corte ingles de protesta en television, yo personalmente cambiare mi oponion sobre los currit@s.
    Mientras tanto podeis vegetar, quejaros e insultar en los foros, que queda muy propio.
    Y a esperar que que se repita la historia de Galerias Preciados. Alguna casta se salvara.
    Dicho con todo el respeto.

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter