No Todo Vale




Desde este blog nos hemos puesto el reto de intentar ser una ayuda para esos "Nuevos Empresarios" que están surgiendo a raíz de la crisis, y de los que ya hemos hablado en ultimas entradas; algunos de ellos embarcándose en aventuras muy complicadas que a veces por desconocimiento
se creen sencillas como es el abrir un negocio, ya sea de tipo retail o hostelería.

Hasta hace unos años, como también hemos comentado ya en alguna otra ocasión, muchas personas creían que una forma “fácil” de emprender era abrir algún tipo de negocio relacionado con la hostelería, lo que vulgarmente entendemos como un bar, cafetería etc. No eran muy conscientes de la dificultad del negocio y la importante inversión que lleva un establecimiento de este tipo en lo que no se ve como es toda la maquinaria de la cocina y similar y la normativa tan férrea que existe sobre este tipo de establecimientos, eso sin contar la saturación que existe en el mercado y sin tener una idea muy clara del negocio. Tentados por cantos de sirena del gran margen que creen que tienen, se embarcan en ellos con una suerte bastante dispar.



En estos últimos tiempos parece que esta ocurriendo lo mismo en el mundo del retail y nos encontramos así con la paradoja de que si la semana pasada twiteabamos una información según la cual 13.000 tiendas han cerrado en España desde que comenzó la crisis y este fin de semana paseando por las calles adyacentes a la cada vez mas exitosa calle Fuencarral de Madrid, la ahora conocidas como zonas de Tribal y Malasaña, nos sorprendía la cantidad de nuevas pequeñas tiendas abiertas dedicadas a la venta de ropa para un publico joven alternativo, cansado de la globalización que imponen las grandes firmas del textil, pero con disposición económica para pagar una importante cantidad de dinero por esa diferenciación; los que ya se han dado en llamar “Hipsters”.

De todas ellas, algunas creemos que tendrán éxito y podrán sobrevivir, pero de otras muchas pensamos que, a pesar de su reciente apertura y la ilusión de sus propietarios, tienen los días contados. Y es que el publico es cada vez mas exigente y no es tonto, suele valorar la diferenciación, pero ésta tiene que ir acompañada de otros valores añadidos, como es una correcta relación calidad/precio, el entorno en que se vende, y la experiencia de compra que se pueda “vivir” en la tienda, etc..



Las que para nuestro entender son las mas acertadas son aquellas que reflejan una estética y un modo de vida y ofrecen un producto acorde a ellas, además muchas de ellas combinan diferentes modos de negocio, ya que además de ropa venden complementos, accesorios o elementos mas dispares. Las hay que incluso venden ropa con diseños exclusivos diseñados o creados para la pequeña empresa. Estas ultimas creemos que tienen muchas mas posibilidades que esas otras que se dedican a comprar genero de fabricantes nacionales o extranjeros mas o menos desconocidos y que al final "buscando"se puede encontrar en algún sitio en la red a un precio bastante más bajo.

Como hemos repetido ya en anteriores ocasiones, creemos que antes de abrir un negocio se debe tener una idea clara del mismo, aunque luego una vez abierto muchas veces se le vaya dando forma a demanda del publico y lo que este compra o no en él. Esta es la base de cualquier negocio del tipo que sea.



Una vez que tenemos claro esto tenemos que encontrar una localización optima para nuestro negocio, con arreglo a nuestras posibilidades, pero siendo conscientes de que es una cuestión de gran importancia, pues elegir una situación menos idónea por ahorrar unos euros al mes en el alquiler puede ser una de las principales causas del fracaso de nuestro negocio.

Una vez encontrada la ubicación, el entorno y el ambiente que se va a respirar en el local tienen que ser acordes a nuestro concepto de negocio. Tiene que haber coherencia entre la mercancía y el entorno en que se vende, y no todo el mundo esta capacitado para diseñar esto. Es cierto que algunas personas fuera del mundo del interiorismo tienen un cierto gusto estético y pueden conseguir buenos resultados, pero desconocen una gran cantidad de factores que influyen en el conjunto del interiorismo comercial cuya función es crear un ambiente adecuado con una estética determinada y con la mejor distribución y emplazamiento de los artículos posibles para así optimizar la venta, que es el objetivo final del negocio.



Cuando nos encontramos con este tipo de empresarios el trabajo es de colaboración y se intenta reflejar en lo posible sus ideas y gustos, de la forma mas correcta posible, pero haciéndole notar los fallos que bajo nuestro punto de vista existen en su planteamiento, etc. Como ventaja este tipo de empresario es muy consciente de la importancia del entorno y de su cuidado e intentará enriquecerlo, y aunque tome algunas decisiones poco acertadas en general saldrá bastante airoso

En el polo opuesto tenemos ese otro tipo de empresario que, convencido de tener gusto y capacidad para hacerlo, ve lo que hacen otros y cree que es fácil hacer lo mismo, total es poner cuatro percheros aquí y allá. Seria algo similar a lo que les ocurre a otras personas con el arte moderno, que piensan que puede hacerlo “hasta un niño de 3 años”, cuando no es tan fácil.



Otro caso el de aquel que sabe que desconoce el tema y recurre a un profesional o una franquicia para que le resuelva todo, no para que le ayude. En este caso el tema es complicado, y es lo que ha ocurrido con frecuencia durante estos años atrás, inversores que abrían una tienda para como inversión de negocio aunque no supieran nada del sector; ponían el dinero, contrataban a un profesional que les ideara el negocio y después colocaban a un familiar a o alguna empleada al frente del mismo, limitándose ellos a pasar por allí de vez en cuando para ver como iba la caja. Aquí el único objetivo esta en ganar dinero, no hay amor por el negocio, y esto lo acaba notando el publico que poco a poco le va dando la espalda.



A todos ellos nos gustaría hacerles ver que contratar un buen profesional no sueles ser tan caro como muchos creen (aquí hay de todo como en todas las profesiones, unos que cobran mucho y ofrecen poco y otros que se ganan sobradamente lo que hacen) y a cambio los beneficios son palpables, pues además de la propuesta va a estudiar los costos de la inversión y va a intentar optimizar estos al máximo, pudiendo conseguir alternativas a precios mas óptimos. Su asesoramiento y experiencia va a enriquecer el punto de vista del cliente ante su idea y le va a mostrar los pros y contras de lo que tiene pensado realizar, ofreciéndole las opciones mas adecuadas, efectivas y comerciales. No deberían entender esta partida como un gasto sino como una inversión.

Y damos por descontado el saber hacer del empresario, que va a estar al frente del mismo, y si no, su buen criterio para rodearse de óptimos colaboradores que situar al frente del mismo.



Resumiendo y como hemos comentado en mas de una ocasión: Idea del negocio y la regla de las 3 “E” (Emplazamiento, Espacio y Equipo) son los pilares básicos para que funcione un negocio. Y después naturalmente, esta la suerte, que también existe.

Las imágenes que acompañan esta entrada pertenecen a Japanese Closet, una de las mas veteranas en la zona de Triball, que debido a su especialización y su orientacion hacia un "Estilo de Vida" parece que resiste la crisis.  Para mas informción podeis ver el siguiente video.
( Imagenes Via Somos Malasaña)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter