Autenticidad

Lo auténtico tiene que ver con lo verdadero, lo genuino, lo certificable. Se opone a lo auténtico lo que no es sino una copia, algo parecido pero no igual; quizá a efectos prácticos un sucedáneo, pero en el fondo algo falso, si no fraudulento.

En un mundo que apela cada vez más a los sentidos y a las apariencias, los consumidores se preocupan cada vez más de que los productos y servicios provengan de una compañía “auténtica”; es decir, una compañía que sea lo que dice ser, y que siga siendo fiel a su esencia.

Y es que la autenticidad se ha vuelto el gran imperativo comercial de los últimos tiempos. Ya nadie se pregunta si un producto está disponible, es de buena calidad o es asequible. Vivimos en un mundo de abundancia que ya ha superado todos estos problemas. Lo importante es que la vivencia que genera el producto, el producto mismo y la compañía sean auténticos o, al menos, percibidos como tales.

Los cinco géneros básicos de la autenticidad son:

1. Materias primas en su estado natural en la tierra: materias que no son artificiales ni sintéticas.
2. Productos que son pioneros en sus campos: suelen ser considerados “originales” mientras que cualquier otra cosa es una “copia”.

3. Ofertas que se hacen excepcionalmente bien: tan bien ejecutadas y con tal nivel de profesionalismo que sería inconcebible comprar otra cosa.

4. Vivencias que provienen de los rituales de la historia humana o de culturas duraderas: Estas vivencias son consideradas auténticas porque han perdurado a través de los años.

5. Fuentes que son reverenciadas y, por tanto, influyentes: la gente considera auténticas las cosas influyentes y que impulsan a los humanos a buscar objetivos más elevados. Esta es la razón por la que los edificios sustentables y las prácticas de comercio justo han generado tanto ruido en los últimos tiempos.

¿Consideran nuestros clientes que somos auténticos?,¿Somos lo que decimos que somos?.Para poder ser lo que decimos ser, es preciso que aceptemos exactamente lo que realmente es nuestro negocio y ofertas. Cuando la gente se acerca a nuestro negocio, la realidad debe corresponderse con la publicidad.

“Tienes que querer a la gente. Lo demás ya vendrá”, fueron las palabras que Amancio Ortega ( dueño del grupo Inditex ) le dijo a Jesús Vega de la Falla, antes de incorporarse a la compañía, al preguntarle sobre su futuro cometido. Y éste es el eje de estas empresas: generar un producto pensando en los clientes, no en los ingresos. Es uno de los motivos por los que el grupo textil gallego no hace publicidad porque prefieren invertir esos millones en mejorar la calidad del producto. Y pensar también en quienes componen la empresa desde los directivos hasta los mozos de almacén.

Lo que realmente enamora de las compañías es su personalidad, su carácter y su autenticidad. No pueden llevar máscaras porque sus públicos lo notan. Tienen que mostrarse tal y como son, sin cosmética alguna. Desde los distintos departamentos tienen que conseguir que la empresa cambie y tenga la capacidad de transmitir a sus públicos la solidez y consistencia de sus principios y valores.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter