Visual Merchandising



El acto de comprar se ha convertido en una experiencia emocional, donde el producto pasa a segundo plano y son las sensaciones, los signos de identidad, la presentación, lo que nos impulsa a consumir. Esto es el visual merchandising: el reto de conquistar al cliente a través de los sentidos.

El objetivo es influir de forma positiva en el comprador a través del ambiente del establecimiento, diseño, iluminación, espacio, color, olor,confort... Así se consigue mejorar la experiencia de compra, alargar la estancia del cliente en el establecimiento, y en consecuencia, reforzar las percepciones sobre el propio producto, calidad del servicio y en la imagen del establecimiento.


Las últimas tendencias del merchandising lo sitúan como un componente estratégico que permite diferenciar y posicionar a las marcas detallistas, así como influir claramente en el comportamiento del consumidor. Se parte de la base de que un porcentaje muy alto de las decisiones de compra se decide en el punto de venta, como resultado de la presentación más placentera del producto y ambiente creado a medida del estilo de vida del público objetivo.

En este sentido, un primer paso es, sin duda, transmitir una primera impresión del estilo de la tienda y de su identidad a través de la presentación exterior del establecimiento, donde los rótulos, escaparates, fachada y accesos invitan al espectador a soñar, informándole sobre una tendencia y lo que sucede dentro. Es decir, influyendo en la decisión de entrar o no al establecimiento.


Una vez dentro, el espacio, producto y personal son los protagonistas. El cliente entra con una o ninguna idea y termina comprando por impulso. En cualquier caso es ya sabido que en la experiencia de compra tan importante es el componente de utilidad como el del aspecto lúdico de la compra. Para su estímulo hay que trabajar en zonas estratégicas (entrada, pasillos, caja), en ubicaciones estratégicas de los productos (alturas, marcas tractoras) y en ambiente (recursos sensoriales y visuales: música, aromas, colores, iluminación, temperatura...), además de la importancia del servicio prestado por el personal.

El gran reto es conquistar al cliente generando experiencias singulares que impriman una determinada identidad asociada a un estilo de vida, que provoque que el cliente se sienta identificado con esa experiencia y logre fidelizarle.

Texto extraido de Revista Digital EG 44

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter