Café Federal- Madrid




Hace unos días ya twiteamos que parece que existe vida más allá del estilo retro vintage industrial que lo invade casi todo en nuestra ciudad, (cuando esta moda pase no sabemos qué ocurrirá con todos esos sitios) y ese comentario era debido a que conocimos la apertura de un nuevo espacio de restauración - aunque lo hemos llamado café no es exactamente eso- es un espacio de restauración polivalente, tendencias fuera de nuestras fronteras y parece que ahora llega también a nuestro país.


Estos “cafés” que llegan de más allá de nuestras fronteras se caracterizan por un amplio horario de cocina, desde el desayuno hasta la media noche; por ser espacios multifuncionales con varias zonas: de comedor, estar, terraza, tienda; y que lo mismo acogen la exposición de un fotógrafo de moda en sus paredes que una clase de cocina para niños en sus mesas. Sus clientes pertenecen a toda la gama de nuevas tribus urbanas, y en ellos predomina un estilo escandinavo con detalles industrial y/o vintage que convive con lo acogedor o lo orgánico.



Como no podía ser de otra forma la ciudad donde primero se vieron fue Barcelona, y de los que ya ha cosechado algún éxito allí, Federal, se ha instalado también en Madrid y por suerte para nosotros más concretamente en la Plaza de las Comendadoras, muy cerquita de nuestro estudio. Un lugar muy bien elegido pues se trata de una plaza en la zona de Conde Duque con un encanto especial alrededor de la cual se han ido concentrando diversos espacios de restauración que podrían denominarse “alternativos” y que queda también a dos pasos de otras zonas populares como Malasaña o Chueca.



Según nos contó uno de los miembros del staff, los propietarios son dos australianos que se asociaron con un socio local para llevar a Barcelona el aire fresco de los café-bistró de Australia. Así nació el Federal de Barcelona, ese ya con un tiempo de rodaje. Y esa influencia australiana se nota desde luego en su menú y en algunas de sus bebidas y otros detalles.



Más tarde hemos sabido que sus propietarios, los australianos Christopher King y Tommy Tang, no nos eran desconocidos pues iniciaron esta nueva andadura tras venderla concesion que tenian de  Papa Bubble, una pequeña tienda de caramelos situada en el barrio gótico de la ciudad condal de la que ya os hablamos en una entrada de hace tiempo.



El día que nosotros visitamos el nuevo Federal de Madrid , y gracias a esos coletazos de tardío verano que hemos tenido, lo primero que nos llamó la atención fueron sus amplios ventanales que pueden plegarse para dejar libres sus amplios alfeizares y así colocar en ellos unos cojines y unas mesas bajas que crean una original semiterraza y establecen una agradable comunicación entre el interior y el exterior, donde próximamente, y cuando cierre otro local próximo que ocupa ahora ese espacio exterior, instalaran una gran terraza con servicio directo para ella que será sin duda una de las grandes bazas del local y un lugar a tener muy en cuenta el próximo verano, ya lo avisamos.



Otro detalle que llama la atención y nos hace pensar que no estamos en un establecimiento al uso es lo discreto de su nomenclatura, apenas presente en el lateral de uno de los toldos de la fachada.
Y en el interior, más de lo mismo. Nada más entrar ya choca que no dispone de una barra propiamente dicha, en su lugar encontramos un gran volumen de mármol donde se exponen sus dulces y tartas – exquisitas, ya os lo decimos también- como punto central del local. En la parte posterior se encuentra la zona de servicio de bar: cafetera, grifo, frigoríficos, etc., todo muy a mano y también a la vista. Una discreta “ventanita junto al citado volumen hace las veces de mostrador de caja al que nos invitaran a acudir después de tomar las consumiciones. Junto a todo ello un pequeño espacio alicatado en verde agua hace las veces de cocina.



Gracias a esta disposición el espacio en general se muestra como diáfano y permite la distribución de una serie de mesas entre las que destaca una comunal de gran tamaño. Esto permite que el espacio pueda transformarse y realizar cualquier actividad. En los ventanales situados a mayor altura unas generosas repisas y taburetes permiten tomar algo contemplando el exterior.



En el otro extremo, junto al office acristalado que dará servicio a la futura terraza, una zona de estar con butacas bajas crea un rincón más íntimo. De aquí parte también la escalera de bajada al sótano donde se encuentran los aseos y un futuro espacio para eventos no habilitado todavía a la espera de ver cómo funciona el establecimiento.



Todo el mobiliario en madera y metal, desde las mesas y sillas a las estanterías o el coqueto rincón de espejo, muestra un depurado y sencillo diseño, práctico y funcional.



De la misma discreción son los cuadros y objetos decorativos en maderas, cerámica - o cartón como las originales lámparas- que cuidadosamente dispersos por el local le dan ese estilo entre nórdico minimalista y “ wabi sabi” envuelto en blancas paredes y suelo de cemento.


Algunos centros de flores aportan el toque natural y las revistas de tendencias en el revistero de pared o encima de la mesa comunal el más alternativo.



Aunque en principio el componente del equipo con el que hablamos sabiendo a que nos dedicábamos nos comentó que el espacio no había sido realizado por ningún diseñador, sino por los propios dueños, hemos conocido por diferentes páginas web que al menos el de Barcelona es obra de la arquitecta Barbara Appolloni.

4 comentarios:

  1. Queda anotado. No lo conocía.
    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  2. MCARMEN

    Cuanto tiempo sin saber de ti... encantados de volver a tener noticias tuyas.
    Es un sitio muy interesante, aprovecha a conocerlo ahora en invierno y entre semana con poquita gente porque este verano te aseguramos que su terraza va a ser una de las imprescindibles.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Solo tiene dos pegas el establecimiento, que es muy ruidoso, le falta unas placas que absorban el sonido en el techo y la lentitud de algunos camareros. Por lo demas muy agradable.

    ResponderEliminar
  4. ANONIMO,

    Pues tenemos que darte la razón en ambas cosas.
    En cuanto al ruido, las veces que hemos ido no había excesivo publico por lo que tampoco el ruido era mucho, pero algo si se notaba. No obstante, además del posible problema de insonorización del local esta la propia idiosincrasia nuestra, si hablas con cualquier extranjero te dirá lo que le sorprende el alto volumen al que se habla en los locales públicos en nuestro país.
    El tema del personal es algo que ocurre con mucha frecuencia, en la mayoría de este tipo de locales no se contrata personal con una formación adecuada, a los que por otro lado tampoco se les ofrecería una remuneración acorde con su formación, no se considera necesario, sino que se prefiere estudiantes o personal que este en la línea del establecimiento y se considera que con eso basta. Por otro lado mas que lentitud en los camareros nosotros hemos apreciado lentitud en la cocina y quizá eso influye en el ritmo del servicio.

    Un saludo,

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter