Minimalismo Vs Eclecticismo




Hablando recientemente con una colega sobre los interiores que mostrábamos en algunas de nuestras ultimas entradas, con diseños de Lázaro Rosa Violan en las dedicadas al Hotel Only You o al Restaurante Punk Bach, o de Madrid in Love en las del restaurante Dray Martina y la nueva tienda de los diseñadores Vitorio y Lucchino, nuestra amiga, cuyo estudio está en otra comunidad autónoma, nos hizo un comentario que nos ha hecho reflexionar, según nos dijo, “este tipo de decoracion es muy del gusto de Madrid, ciudad que aunque se quiera revestir de modernidad, siempre se inclina más por lo clásico y tradicional, muy en la línea de los espacios que se realizan en Casa Decor Madrid”.



Y es cierto, últimamente a casi todos los nuevos locales que se abren en esta ciudad se les puede colocar alguna de estas etiquetas: vintage, industrial, retro, clásico renovado,… o alguna similar. Más o menos revisitado, depurado o conseguido casi todos los locales que están teniendo éxito y apareciendo en revistas y blogs de tendencias siguen esa estética.



Incluso últimamente, que tenemos la suerte de que algunos estudios nos envían imágenes de sus últimos proyectos para promocionarlos y promocionarse vemos que, bajo nuestro punto de vista, no aportan nada nuevo, y por ello en muchos casos no creemos conveniente publicarlas, al final “son más de lo mismo”, o así nos lo parece a nosotros al menos.



De todos los ámbitos posibles quizá sea en el de la restauración donde este estilo ha calado más hondo, puede que porque la cocina, y su tendencia a la vuelta a los productos tradicionales y artesanos, casa bien esa estética también de “antes”.



Es tal la influencia y el predominio de este estilo que incluso en nuestro entorno y en nosotros mismos, que no somos muy de “esa cuerda”, ya nos resultan atractivos esos espacios. Incluso cuando hemos tenido que asesorar a algún cliente a la hora de actualizar su establecimiento relacionado con la restauración hemos recurrido a algunos elementos y recursos en esa línea más que a otros más minimalistas o con un diseño más depurado.



Porque aunque no lo parezca, y nada es fácil, hasta un cierto punto ese tipo de elementos son más sencillos de acoplar en un espacio ya existente. Es un estilo más ecléctico, más abierto a una aparente improvisación, donde pueden tener cabida mezclas y superposiciones difíciles de admitir en otros. Requiere por supuesto de un saber hacer, de gusto e imaginación para hacerlo, no todo vale, pero el resultado suele ser casi siempre correcto y agradable, del gusto de la mayoría, mientras que en estilos más minimalistas o lo que en otros tiempos se llamó “de diseño” todo tiene que estar más cuidado, más depurado – más “pensado y medido” podríamos decir – porque cualquier elemento erróneo, fuera de lugar, puede hacer fracasar el conjunto; además no es siempre bien entendido y suele decirse que es más frio e impersonal, que el público no se siente a gusto en ese tipo de espacios, pero por otro lado aporta cosas nuevas, originales y diferenciadoras al mundo del interiorismo, y de eso se trata de ser diferente.



Como suele ocurrir, los cambios son cíclicos, y se ha llegado a este estilo retro para poder volver a personalizar y diferenciar pues ese otro estilo minimaliesta se había degradado y maleado ya tanto, parecía tan fácil de copiar, que hasta el textil oriental lo había implantado es sus tiendas. y lo mismo ira ocurriendo con el actual, cuando poco a poco se empiece a pensar que acumulando una serie de objetos más o menos viejos ya se ha conseguido ese estilo.



De todas maneras ya comentamos en su día que en la actualidad, en el campo del retail sobre todo, conviven ambos estilos, quedándose quizá el más refinado y minimalista para aquellas marcas de lujo que con ese tipo de diseño más original y a medida pretenden reforzar su exclusividad y su imagen de marca, y el otro más alternativo y decorativo para los establecimientos más dirigidos a un público más joven y abierto a las tendencias de moda.



Hemos comentado en varias entradas que en ocasiones siendo diferentes, tanto en lo referente al producto que vendamos como al espacio en que lo hagamos, podemos no ser del gusto de la mayoría, pero por lo menos no seremos uno más. La uniformidad se castiga en retail y en restauración con el fracaso, la diferenciación suele ir acompañada del éxito.



Porque ya sea en uno u otro estilo, en ese minimalismo ahora a la baja o en el estilo ecléctico en alza, lo importante es que sea diferente y este bien realizado, por profesionales que sean capaces de reinterpretarlo, pero por los propietarios, más si no son del sector del diseño, que lo único que hacen es copiar elementos dispares y juntarlos en un mismo espacio.



Sean del estilo que sean, cuando los diseños son originales, diferentes y están bien ejecutados no es tan fácil copiarlos; como nos dijo un cliente hace poco refiriéndose a una instalación “resulta tan caro copiar ciertos elementos de esa tienda que no merece la pena implementarlos en la nuestra” y esto también es una manera de diferenciarse.

Las imagenes que ilustran esta entrada pertenecen a la tienda de Paul Smith en Beijin , diseñada por el Estudio Daof Co. Este espacio de claro caracter minimalista al emplear toques de color y mezcla de elementos clasicos aportan una imagen diferente a este estilo.,

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter