Blanco - Un Futuro Oscuro




Hoy desde este modesto blog queremos hacer un breve repaso a la difícil situación que atraviesa el que fuera uno de las primeras firmas textiles de nuestro país.

Como probablemente ya conozcáis todos los que estáis relacionados de un modo u otros con el mundo de las tiendas y el retail , hace unos días se anunció el concurso de acreedores (antiguamente llamado suspensión de pagos) de la firma Blanco, una situación de la que difícilmente logran salir las empresas pues cuando llegan hasta ahí es porque la situación es límite.



Con anterioridad, el pasado mes de abril, ya se había presentado el pre- concurso, con un plan de adelgazamiento de tiendas tanto en el ámbito nacional como internacional e incluyendo plantilla y salarios, algo que al parecer no ha logrado salvar la situación.

En un determinado momento hasta se barajó la posibilidad de su adquisición por Mango, que se había planteado la posibilidad de hacerse con la enseña, pero las negociaciones no llegaron a buen puerto.



Con la entrada en concurso de acreedores Blanco protagoniza el mayor de ellos realizado en el mundo de la distribución de moda en España hasta este momento. Con una red de alrededor de 240 establecimientos, la facturación consolidada del grupo roza los 300 millones de euros.

Pero suponemos que todos nos preguntamos cómo ha podido llegar a esta situación límite una empresa de esa envergadura, y nuestra respuesta, según los datos que hemos recopilado, tiene mucho que ver con algo que ya hemos comentado en varias ocasiones, el traspaso generacional; una obligada pero difícil transición por la que pasan muchas empresas, más si son de carácter familiar, cuando se produce la desaparición o retirada del fundador de la misma y que si no ha ido precedida de las medidas y previsiones adecuadas puede llevar a tomas de decisiones erróneas que acaben con el cierre de las misma.



La de Blanco es una historia que se remonta bastante tiempo atrás ya que comenzó su actividad antes que las más poderosas Inditex o Mango.

En 1960, Bernardo Blanco Solana (fallecido el año pasado a los 75 años después de una larga enfermedad) puso en marcha en Bilbao su primera tienda con 50.000 pts de la época. El emprendedor de origen cántabro contaba entonces con poco más de veinte años. El establecimiento, bautizado con su propio apellido, fue creciendo hasta convertirse en una cadena, si bien hasta los años setenta no llegó a Madrid.



Según leemos en Modaes, al principio de la crisis mientras llegaban los primeros concursos de acreedores dentro del sector a la marca le iba bastante bien, por lo que el hijo del fundador, también Bernardo Blanco, tomo una serie de decisiones estratégicas de crecimiento desbocado en España, y al ver aflojar las ventas en nuestro país se planteó aun con más ahínco una expansión internacional rápida como salvación (ya contaba con algunas tiendas en el extranjero),   pero llegaba tarde  ademas las prisas no son buenas y realizo algunas asociaciones fallidas, que no han remediado la situación. Si a eso unimos el no haber encontrado socios financeros cuando las deudas  que se acumulaban, el resultado ha llevado a la compañía a los juzgados.



Otro de los errores que suelen cometer las empresas familiares de este tipo es no acompañar su crecimiento con una profesionalización de sus plantillas, y según leemos en este caso Bernardo Blanco y su mano derecha Cristina Maynau han controlado, y siguen haciéndolo, todas las áreas de la compañía, de forma que todas las decisiones que se adoptan pasan por ellos, guiándose más por corazonadas y gustos personales que por conocimientos reales del asunto.



Ahora, según explican fuentes del sector, la empresa sigue abierta a la posibilidad de encontrar un socio, si bien ha emprendido un proceso de cierre escalonado de todos los puntos de venta abiertos en plena crisis. “El futuro será un Blanco reducido, con pocas tiendas, pero buenas y rentables”, señalan fuentes del sector.



Según un viejo dicho, los negocios y empresas familiares los crea el padre, los conserva el hijo con dificultades y los dilapida el nieto. En este caso parece que todo ha sucedido más rápido, pero de todas formas desde aquí les deseamos lo mejor.

Las imágenes que acompañan esta entrada corresponden a la tienda que hasta ahora tiene la firma en el Paseo de gracia de Barcelona y que según parece va a cerrar próximamente.

Este local ha pasado por diversas manos en poco tiempo. Cortefiel  fue la primera en convertir el antiguo banco que allí tenía su sede en su espacio comercial, a los pocos  años lo segrego para ubicar en un  pequeño espacio su firma Pedro del Hierro y ceder el resto a Pocelanosa. Con posterioridad seria Blanco quien se haría con el ese espacio y parte del de Porcelanosa, quedándose esta con un espacio menor que posteriormente cedería a la sueca Coss.

Los altos precios que se pagan en estas grandes arterias hacen que en muchas ocasiones sea difícil para muchas firmas rentabilizarlos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter