Tienes una idea (Pero Aun no lo Sabes)




Nosotros lo hemos creído desde siempre, pero parece que cada vez está más claro: las ideas son lo más importante para todo, para emprender, para reactivar las ventas, para reflotar nuestra empresa,  etc.

En estos momentos son muchos los libros que abordan el tema, el ultimo que del que tenemos noticia es el del conocido empresario hotelero Kike Sarasola, “Mas Ideas y menos Masters”, pero del que queremos hablaros hoy es de “Tienes una idea (pero aun no lo sabes)” de Pau García- Milá, que se publicó hace ya un par de meses .



De su autor, un joven emprendedor, ya hablamos en otra entrada a raíz de su anterior título, “Optimistamente”, un libro sencillo que además de ayudar a levantar el ánimo en estos momentos difíciles por los que pasamos, algo muy de agradecer, también provoca algunas reflexiones.

En este nuevo libro nos ofrece una serie de pautas para generar ideas, sobre todos a aquellos emprendedores que no saben muy bien por dónde empezar para emprender. Os ofrecemos un resumen de aquellas que nos han parecido más interesantes:

Según Pau,  para ser creativo y tener ideas se debe simplificar, sintetizar y reflexionar.



Identificar un problema, prestar atención a una dificultad que normalmente la gente pasa por alto o simplemente “vive con ello”, sin pararse a pensar por qué, puede acabar convirtiéndose en todo un arte.

Las soluciones pueden ser infinitas para cada problema. Ninguna solución será mejor que las otras en términos absolutos, probablemente cualquiera de ellas tendrá algún punto positivo.

Las ideas no las juzgan las personas, las juzga el tiempo.



Así que cuando se nos ocurra una solución alternativa para un problema específico, cuando empecemos a contarla, no olvidemos nunca que a pesar de lo que nos digan sobre ella, probablemente tengamos delante una idea ganadora, una idea asesina, o lo peor de todo, ambas a la vez. ¿Proyecto o basura?

Si observamos cómo se provocan las ideas desde la teoría más pura veremos que hay una serie de maneras o elementos que, si no son todos, la mayoría de métodos de pensamiento creativo recomiendan.



El primero y más útil es el de poner todo en duda cuando afrontamos un reto. Son precisamente las variaciones a las que podemos llegar después de estudiar cada caso o suposición sobre un problema lo que nos permitirá crear nuevas ideas.

¿Es o no cierto que nuestra mente bloquea automáticamente todo tipo de soluciones posibles dándonos únicamente la que le parece más lógica en cada momento?

“Lo difícil no es tener ideas, lo difícil es que no nos pasen desapercibidas”. Jake E Sinclair.



El segundo método tiene que ver con hacer preguntas. ¿Qué preguntas haremos?

Hacemos las mismas preguntas, sin embargo no obtenemos de las respuestas algo que nos permita avanzar.

Hay cientos de situaciones donde simplemente actuamos por automatismos y sin hacernos las preguntas adecuadas. Al fin y al cabo hay miles de situaciones y problemas que no serían superables sin nos hiciésemos la pregunta adecuada.

Tercero, imaginar el mundo al revés o lo contrario a una idea de éxito, para poder encontrar otras.

El cuarto sería la imaginación. La creatividad y la imaginación son los requisitos indispensables para tener ideas nuevas.
Si hacemos las cosas como siempre no encontraremos nuevas respuestas a una pregunta.
En cambio cuando hay un cambio en las regla, nuestro cerebro tiende a imaginar otras maneras de realizar las cosas, respetándolas.

Quinto, simplificación. Intentar simplificar las cosas al máximo puede ser una muy buena manera de encontrar soluciones mejores, lo sencillo a la larga gana.




Cuando tenemos pocas ganas de hacer algo, si existe una manera más fácil y rápida de hacerlo la encontraremos. Intentemos imaginar maneras más sencillas de hacer las cosas y si se nos ocurre alguna, probémosla.

Y por último, la lógica o el sentido común. La lógica es provechosa, pero nos resultara tremendamente lineal y nos dejara poco margen para tener ideas nuevas, sin embargo si no aplicamos nunca la lógica probablemente acabaremos llenos de ideas excéntricas y locas propias de un monologo de humor…. Que difícilmente podremos transformar en proyectos o empresas.

Lo mejor una vez que hemos iniciado ese proceso creativo, nos preguntamos si aplicando exclusivamente la lógica haríamos lo mismo, probablemente acabemos dándole vueltas a esas ideas y las llevaríamos a otro nivel, y empezar nuevos proyectos a partir de esas ideas

Lo más importante para tener ideas es la actitud.



Escuchando o viendo una idea es imposible saber cuánto tiempo tardó en hacerse realidad, si surgió directa y espontáneamente o pasó unos meses en una incubadora imaginaria

Es interesante observar cómo cambian las cosas con el paso de los años. Puede ser que una idea que nos parecía brillante a una determinada edad o tiempo no nos lo parezca tanto diez años después.


Es muy importante que recordemos, y nos repitamos, que contar la idea es bueno, y que si no lo hacemos, parecerá que la idea no ha existido nunca.

Podríamos definir tres fases entre tener una idea y el momento en que contamos esa idea a todo el mundo sin problemas:

1.- Conexión.- Hemos tenido una idea, antes de contarla tenemos que considerar que está madura y somos capaces de explicarla en un tiempo determinado, sin olvidar que lo importante es contarla siempre igual.



2.- Maduración.- Una vez que tenemos la idea, ésta debe responder a tres preguntas básicas ¿Por qué es útil? ¿qué posibilidades hay de transformarla en un proyecto? y ¿hasta que punto queremos involucrarnos en ella?. Habrá llegado el momento de, sin sacarla de la incubadora, presentarla a un grupo reducido de personas de confianza

El tiempo de esta fase es relativo y puede ir desde días a años.

3.- Decisión.- Probablemente la fase más complicada de las tres, donde decidiremos lo importante de esa idea y que repercusión tendrá en nuestra vida.

Llegados a este punto el objetivo es llegar a cuanta más gente mejor, presentando nuestra idea al mundo. La clave está en explicar la idea de manera clara, sin miedo a que te la copien e intentar dar la sensación de que controlas en ese campo. La mejor manera de evitar que nos copien una idea es demostrar que somos los que más hemos estudiado ese tema y que, por tanto, no tendría sentido perder tiempo en plagiarla cuando pueden contactar con nosotros para colaborar y remar en la misma dirección.

t


El feedback que nos dan los demás cuando es sincero, es valioso y estimulante, y el objetivo que tiene que conseguir es que nos permita realizar pequeñas adaptaciones para que sea un éxito

¿Cómo cuento mi idea?

1.- Pasarse de la raya.- Escandalizar para que llame la atención.
2.- Descaro y respeto.-El éxito se halla exactamente en el punto medio entre el descaro y el respeto. No siempre fácil.
3.- Aprovechar cualquier ocasión para explicar la idea.
4.- Blanco o negro, sin matices.- Es la mejor forma, en el punto medio no seducimos a nadie. Eliminemos los estandares
5.- La cabeza bien alta y los pies en el suelo. Hablemos claro sin miedo y sin vergüenza pero recordando… tener los pies en el suelo.
6.- Seguir simplificando.- No hay que dar por contado de nuestro interlocutor saber algo, hay que explicarla completa y de la forma más sencilla posible. Hablar como si el que nos escucha no supiera ni entendiera nada.



¿Dónde la cuento?

Internet, redes sociales… hagamos que nuestra idea hable sola, incluso creemos una página web para ella,

Y ¿Ahora qué?

No nos quedemos simplemente con la idea, pongámosla en marcha, o algún día sentiremos que una parte de nosotros quedo con ella abandonada en un cajón.



Y nos quedamos con esta reflexión para el final:

El que triunfa a la primera es más afortunado que emprendedor, la mayoría se la pega varias veces antes de triunfar.

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a la campaña de Hugo Boss para el dia de los enamorados, como avance de primavera 2013  denominada  Love Storie, a traves de los escaparates esta firma nos cuenta una historia de amor con el estilo de la marca, un ejemplo de la importancia de las ideas para llamar la atención sobre el producto y la propia marca.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter