Debates Recurrentes



Este fin de semana escuchábamos un programa de radio en el que se debatía sobre si en estos tiempos de dificultades económicas que atravesamos no era un poco “indecente”, que los suplementos de moda de los principales diarios nacionales como El País en su Revista S Moda o El Mundo en su Yo Dona
mostrasen todas las semanas una serie de prendas y accesorios (nosotros añadiríamos un “estilo de vida”) cuyos precios son solo accesibles a una minoría de la población.


Este es un tema recurrente que de vez en cuando se reaviva, quizá ahora con mas motivo, y no seremos nosotros quien los defienda, sabemos bien las dificultades por las que atravesamos, pero si tenemos que admitir que es licito, es una forma mas de soñar.


El mundo de la moda es uno de los sectores de la industria que mas dinero y puestos de trabajo mueve, para algunos países es uno de sus sectores mas importantes y nuestro país es uno de ellos, porque aunque no seamos de los primeros en “moda” si lo somos en otros aspectos de esa industria con compañías punteras como Inditex, Mango, Blanco, o el grupo Cortefiel entre otros.


El debate y las diferentes opiniones sobre la mayor o menor importancia de la moda nos hizo recordar la argumentación que el personaje interpretado por Meryl Streep en la película “El Diablo se viste de Prada”- el de una importante editora de moda - da a su ayudante cuando esta tiene que decidirse entre dos cinturones del mismo color para completar un estilismo. La ayudante se excusa diciendo “Es que para mi los dos cinturones se ven casi iguales, ya sabe estoy aprendiendo sobre estas cosas “


A lo que la editora contesta: “Ah ya veo. Crees que esto no tiene nada que ver contigo. Esta mañana al vestirte abriste el armario y elegiste ese jersey azul, sin darle mucha importancia, porque tratas de decirle al mundo que te tomas demasiado en serio como para preocuparte por la ropa que llevas. Pero lo que no sabes que ese jersey azul no es simplemente azul. No es turquesa, es Azul Sirilio. Y tampoco esta enterada de que en 2002 Oscar de la Renta saco una colección de vestidos de ese tono. Y luego creo que fue Yves Saint Laurent el que exhibió chaquetas militares en Azul Sirilio.


Y el Sirilio comenzó a aparecer en las colecciones de muchos diseñadores, y luego llego a las tiendas, y al final termino en una cesta de liquidación que fue como seguro llego a ti.

Sin embardo ese azul representa millones de dólares e innumerables empleos. Y es gracioso que pienses que hiciste una elección que te excluye de la industria de la moda cuando de hecho, estas usando ese jersey que las personas en esta habitación, seleccionaron para ti entre muchas “cosas”.


Es cierto que ciertas de esas prendas, como muchos otros productos de otras industrias, son solos para muy pocas personas, pero detrás de ellas hay mucho trabajo, investigación, dedicación y cuidado a la hora de elaborarlas (algunas de ellas incluso todavía con trabajos manuales). Todo eso hace de ellas piezas únicas con un costo elevado, aunque también es cierto que hay casos en los que a veces lo que se paga es solo la marca y el logo, ahí esta la diferencia entre lujo real y el falso lujo, que ya comentamos en una de nuestras entradas. Y esas prendas y complementos van a servir luego de ejemplo y modelo para que las firmas de bajo coste hagan su versión económica de las mismas - muchas veces copias descaradas -, con tejidos de menor calidad y peor confección. Por desgracia todavía son muchos los que creen que la creatividad no vale para nada, que con copiar es suficiente, cuando la creatividad es uno de los activos de una empresa que la hace diferenciarse y puede llevarla al éxito, y sino ahí tenemos el ejemplo de Apple.


A nosotros, aunque esta opinión pueda ser impopular, nos parecen mucho mas indecentes ciertos programas de televisión y realitys en los que aparecen personajes que no han trabajado duro en su vida y a los que solo por ser polemistas o prestarse a contar sus intimidades se les pagan cantidades, aquí sí “indecentes”, de dinero y estos luego se permiten encima alardear de ello y de sus adquisiciones y modo de vida a través de la pequeña pantalla para “ejemplo” de los demás.


Las revistas de moda, como las de viajes, decoración, automóviles, etc. son una forma de evasión de nuestra realidad y una fuente de información de productos que quizá no están a nuestro alcance, pero que existen y a los que quien sabe si alguna vez podremos tener acceso, aunque solo sea un pequeño capricho.

Esa “indecencia” puede ser relativa según en que entorno estemos hablando e igual de indecentes que nos parecen a nosotros esas revistas podrían parecerles en otros países nuestros catálogos de supermercados.


Creemos que la clave esta saber lo que realmente nos podemos permitir y lo que es importante y lo que no; algo que no ha sido así durante estos últimos años en los que lo primero que hacia cualquier emprendedor al que le iba medianamente bien en un negocio era comprarse un coche de alta gama

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a la tienda que Carolina Herrera ha abierto en Paris el pasado mes de Marzo.

6 comentarios:

  1. ¡Chapó! Cuando comenzaba a leer el texto pensaba en haceros una referencia hacia el objeto como ejemplo, pero ya lo habeis hecho vosotros. Es una buena critica.

    Tristemente teneis razón, la creatividad no se valora, y ese sería un buen punto para debatir en una España en crisis, porque la renovación es necesaria y sin creatividad volveremos a lo mismo y a caer en lo mismo. La "revisión interior" (permitidme tomar el término) es decir, autocrítica, y por ende critica como génesis de un nuevo modelo, es indispensable.

    El problema está en cómo llegar a ello, ese sería el debate necesario en los medios. Ya va siendo hora de dejar tanto populismo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo con vosotros,y también con Luzdemercurio, ánimo que lo conseguiremos, hay que defender el diseño y al diseñador,creativo, ideólogo o lo que quieras, pero siempre hay que valorar la diferenciación y la creatividad.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Fantástica esta entrada.
    maravillosa la interpretación de Meryl Streep como en todas las que hace..
    Creo que el mundo del lujo tiene que estar a la vista,generar deseo y sueños..ver lo que esta de moda y lo que no..
    Los interioristas,arquitectos y técnicos tambien jugamos con los sueños y cuando proyectamos es como si una varita de sauco transformase lo normal en magia
    "Dar color a las ideas es nuestro dón "...
    Luego está que cada uno tiene que saber a qué o dónde puede llegar.ocultar lo bello, lo caro,lo elitista!!!!no es el camino...

    un saludo.
    Susana

    ResponderEliminar
  4. Luz de mercurio,

    La creatividad esta en la base de todo. Es lo que difrencia unos objetos de otros, unas empresas de otras, sino todo y todos acabariamos siendo iguales, clones.
    Otro ejemplo, ahora esa creatividad es lo unco que nos da ventaja todavia a algunos paises sobre China, que de momento solo produce y copia lo que en estos se crea, pero como empiecen ellos...

    Y si, parece que todos estamos de acuerdo en la necesidad de crear nuevos modelos de casi todo, pero ¿como? es la gran pregunta.

    Un saludo,

    Maria,

    Tu lo has dicho!

    Un saludo,

    Susana Lugilde,

    Muchisimas cosas que al principio fueron un lujo solo para unos pocos y un sueño para la mayoria han acabado siendo habituales para todos: automoviles, televisiones, ordenadores, telefonos moviles.
    Y se vuelven a crear nuevos lujos sucesivamente. Asi avanzamos.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  5. Indecente es robar. Robar dinero o robar ideas. Indecente es copiar y vender las copias como auténticas. Indecente, relativo, puede ser un catálogo de Carrefour en un barrio de Puerto Príncipe. Pero crear, diseñar, fabricar cosas prácticas y bellas e intentar venderlas, eso no es indecente. No es indecente la imaginación, como no lo son los sueños. Gracias una vez más por vuestra lucidez.

    ResponderEliminar
  6. Francis,

    Cuanta razon tienes. No es indecente imaginas cosas que hagan este mundo mejor y mas bello e intentar llevarlas a la practica, lo indecente son los entresijos que hay muchas veces detras.

    Lo indecente no es el catalogo, sino que a estas alturas de la evolucion humana todavia haya gente que pase hambre o necesite robar para no pasarlo. Lo indecente no seria el lujo en si, sino el que todavia no esten cubiertas las necesidades primarias del ser humano.Soñemos con que alguna vez lo estaran y podremos/podran ocuparse en mejorar todo lo demas.

    Un saludo,

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter