Clasico o Moderno




Hace unos días escuchábamos un debate en la radio sobre la literatura clásica y la importancia de revisitarla de vez en cuando para valorar y poner en su justo lugar lo que se está haciendo en la actualidad.

Lo cierto es, que de lo mucho que se ha escrito, lo que hoy decimos que es clásico suele ser lo seleccionado a lo largo de todas las épocas. Es de suponer que según van pasando los años, de nuestra literatura actual quedará aquello que haya sido mejor valorado y que merece la pena que perdure y lo demás se ira olvidando, quedando todo ello en un cajón de sastre sin fin.



Nos ha parecido que se trata de un tema interesante y que puede ser extrapolable, salvando las distancias, a nuestro ámbito, el de las instalaciones comerciales.

Como ya hemos dicho en ocasiones anteriores, creemos que la mayoría de las veces el estilo del interiorismo en el retail viene marcado por el producto y el precio al que este se va a vender. Ya decíamos en entradas anteriores que el precio marca la filosofía del negocio y la experiencia que queremos que viva el cliente en nuestro establecimiento.



Hoy en día es casi imposible, con los medios, oficios y presupuestos disponibles realizar una buena instalación clásica, si exceptuamos los casos de algunas grandes firmas como veíamos hace unos días en el nuevo flagship de Ralph Lauren en París, por lo que como es lógico se imponen realizaciones mas modestas y acordes a nuestros días.



Otra cosa distinta es cuando nos enfrentamos a un espacio ya en origen clásico o tradicional y podemos respetar, conservar o actualizar todos o parte de sus elementos e integrarlos en nuestro futuro espacio. El saber lo que merece la pena conservar y lo que no es parte de la tarea de un buen profesional.



El estilo clásico suele aguantar bien el paso del tiempo, envejece bien y permanece, mientras que lo mas moderno y transgresor suele tener una vida mucho más corta y pasado el tiempo de muchas de esas realizaciones que tanto llamaron la atención nadie se acuerda excepto para ejemplificar el paso de las modas.

No obstante, el estilo clásico también se revisa o se reinventa continuamente para hacerlo mas actual a su publico, que lo tiene, aunque en muchas ocasiones se considere o se refiera lo clásico, sobre todo en moda, como algo peyorativo, pero aun así, un importante sector de publico ve en el estilo clásico un valor seguro.



Eso sí, también conviene diferenciar entre lo realmente clásico y lo que solo tiene el encanto que le da la pátina del tiempo, pero nada más.

Con lo que consideramos moderno hoy, el problema suele venir porque aun siendo todo moderno y vanguardista, hay un moderno que permanecerá en el tiempo y será el clásico de dentro unos años y otro que pasara al olvido en unos años. Así que dentro de lo moderno hay que saber distinguir entre lo autentico y la moda, porque como decía Coco Chanel “el estilo permanece la moda pasa”.



Hoy en día tenemos estupendos ejemplos de modernos convertidos en clásicos que siguen siendo tremendamente modernos como pueden ser los muebles diseñados por los arquitectos de los años 30 y posteriores, influenciados por el estilo de la Bauhaus y los edificios que edificaron algunos arquitectos pertenecientes o influidos por ese estilo. Hoy en día vemos los muebles de los Eames o el Pabellón Barcelona diseñado en 1929 por Mies o la Casa Fansworth y nos siguen pareciendo “modernos”.



Y lo mismo ocurre con algunos establecimientos comerciales, o debería haber ocurrido si seguramente intereses comerciales no hubieran entrado en juego, y así cuando repasábamos los primeros grandes almacenes parisinos o algunas instalaciones de las incluidas en nuestra sección "mirando atrás" vemos espacios que podrían haber permanecido estupendamente en el tiempo y convertirse en “clásicos modernos”



Sea de una manera o de otra, lo que sí creemos de suma importancia son los espacios, ya sea la instalación clásica o moderna, como decía el anuncio, “el lujo es el espacio”.

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a la nueva tienda de Stela McCartney en Milan diseñada por APA, con un estilo clasico renovado, que la hace actual. Tambien hemos incluido unos croquis para la tienda de Beirut

2 comentarios:

  1. A todo el mundo le gutan los clasicos modernizados, o "reinventados" o "revisitados". A todos nos gustan los pisos rehabilitados en casas antiguas, con toques de mueble moderno.

    El problema esta en la definicion de clasico y moderno. Como decis, casi todo el mundo sigue viendo los muebles (o edificios) de Corbusier, Marcel Breuer o Mies van der Rohe como ultramodernos, pero algunos tienen casi un siglo de vida.

    Pienso que en el retail los productos que van a tener una vida efimera se benefician de tiendas y espacios de un estilo transgresor, pero los productos que van a tener una vida mas larga se benefician de un estilo mas clasico. Compara un concesionario de Jaguar y otro de Smart, por ejemplo. O una tienda Miss Sixty o una de Armani.

    Buen equilibrio en la tienda de Mccartney, lastima que haga una ropa tan poco interesante. Pero claro, vive del apellido. Si no, de que.

    ResponderEliminar
  2. Ardilla el clasico renovado es un estilo tradicional que no molesta y gusta a casi todo el mundo. pero lo de gustar a todos tiene el inconvenivente que tampoco crea amores ni odios a nadie.

    Hoy en dia en el retail y en vida te tienen que motivar para que te apasiones por algo, y un factor importante es el interiorismo.

    Con respecto a la vinculación que comentas del producto con el entorno, tu razonamiento es el logico, pero no siempre suecede asi, muchas veces para dar un valor añadido al producto se pone un producto de vida mediana o corta en un espacio de mayor categoría,( por ejemplo el caso de Zara) con lo cual parece mejor de lo que realmente es, y lo contrario que es peor, porque devalua el producto.

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter