La Subida Electrica y el Pequeño Comercio




Si a pesar del tan cacareado fin de la recesión y el tímido comienzo de la salida de la crisis aún está siendo difícil para las pequeñas empresas y negocios sobrevivir debido a que el ciudadano medio cuenta con menos ingresos para gastar; ahora con la desproporcionada subida del recibo de la luz que ha consentido el gobierno la cosa se pone aún más cuesta arriba para todos.



Aunque hay un auténtico baile de cifras y lo que se comenta es el precio del Kw, son las tasas fijas e impuestos lo que ha subido sobremanera. Aunque las compañías dicen que la subida no ha sido tan alta y el gobierno que las nuevas medidas son beneficiosas para la mayoría, comerciantes y empresarios se quejan de que con el mismo consumo la factura se les ha disparado hasta un 30 % más.



Según parece gracias a estas últimas subidas España se sitúa entre los tres países europeos con un coste energético más alto; algo que no contribuye a que particulares y pequeñas empresas empiecen a recuperarse. Y por lo visto tampoco para las grandes empresas que ven también como estos nuevos costes se van a comer parte de los ahorros que han podido generar con las reformas laborales.



Como es lógico, para el ciudadano de a pie y para el pequeño empresario no les parece razonable que estas subidas se produzcan precisamente en unos momentos en que se atraviesan unas dificultades económicas que no permiten llegar a fin de mes en algunos casos.



Desde diversos sectores se lanzan medidas optimizadoras o de ahorro como el cambio de compañía eléctrica, utilización de maquinaria, aparatos y electrodomésticos más eficientes y lámparas de bajo consumo, desenchufar aparatos cuando no se utilizan, bajar la potencia contratada u optar por otras alternativas de autoconsumo como la energía fotovoltaica y otras renovables, etc. pero en muchos casos son medidas que no resultan de fácil aplicación y además obligan también a realizar inversiones en cambios de instalaciones, lámparas, etc.y al final el ahorro no es tanto como se dice.



Para un negocio, además de los gastos fijos de alquileres, personal, mantenimiento y adecuación de tienda, etc… el consumo eléctrico es una partida importante de su presupuesto; una partida además que no pueden descuidar pues la climatización y una buena iluminación del establecimiento son factores imprescindibles para atraer y retener al cliente, por lo que si el gasto el gasto en electricidad se dispara el beneficio se recorta, pudiendo llegarse al extremo de no hacer rentable el negocio, máxime ahora que también deben luchar con la competencia on line que no tiene que preocuparse de nada de esto (ni personal cualificado, ni alquileres de espacios en sitios significativos, ni por supuesto consumos eléctricos excesivos).



El tema de la iluminación de los espacios comerciales, ha dado un vuelco en los últimos años, aunque hay un factor que queremos seguir desmintiendo: las lámparas led no son la solución para el ahorro energético, pues a iguales niveles de iluminación tienen consumos similares a otras fuentes de luz como el halogenuro metálico, pero con el hándicap de no llegar aun, pese a los avances conseguidos, a los niveles de intensidad y reproducción de color de estos últimos.



La popularización ha hecho que aparatos que antes tenían un precio que resultaba caro de amortizar se hayan puesto en una línea de precio competitivo, e incluso en muchos casos incluso más bajo que los sistemas de iluminación tradicionales, pero, insistimos, y cualquier buen profesional lo confirmará, cuando queremos intensidades y temperaturas de color similares al halogenuro los precios se disparan.



En fin, que cuando el público es tan sensible al precio como en la actualidad por la necesidad de optimizar el cada vez el menor dinero del que dispone, las pequeñas empresas y negocios  tienen que ajustar sus margenes para ser competitivos, su viabilidad es dificil pues tienen que asumir muchos gastos que almacenes y autoservicios situados en las afueras de las ciudades o el comercio on line no tienen, o al menos no en igual proporción.



No sabemos si esta subida del recibo eléctrico será la puntilla para el pequeño comercio tradicional que tiene que reinventarse día a día para sobrevivir y luchar con gastos e imprevistos de todo tipo.

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a las tiendas SKAGEN en Londres diseñadas por el estudio UXUS

2 comentarios:

  1. Desgraciadamente tienes toda la razón, no solo ya por los pequeños comercios sino por la gente en general. Están empobreciendo a toda la población! Gran trabajo y una tienda chulísima!

    ResponderEliminar
  2. no levantamos cabeza ni a la de tres.

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter